PSICOANÁLISIS – SIGMUND FREUD

Sínteis del tema

El psicoanálisis es, ante todo, un:

  1. Método Terapéutico
  2. Teoría De La Personalidad
  3. Teoría Del Desarrollo Psicosexual
  4. Teoría Social y Cultural

Estructuración sistemática basada en la relación entre los procesos mentales conscientes e inconscientes.

Explicación sobre la estructura y el funcionamiento de la mente humana

Las causas de la conducta son  principalmente internas: fuerzas motivacionales dinámicas y emocionales que impulsan al organismo a tomar una acción específica.

Los determinantes son:

  • Inconscientes
  • Motivos Reprimidos
  • Conflictos Traumáticos
  • Complejos Básicos

Las teorías de Freud tienen dos enfoques:

  • Interactivo.- se ocupa de la motivación, el conflicto y las estructuras de la personalidad.
  • Del Desarrollo.- considera el curso del desarrollo a través del despliegue de los instintos sexuales y la formación de los tipos de carácter.

Podemos estudiar la personalidad desde el punto de vista de su formación y desarrollo o desde la interacción de sus componentes.

Freud divide la psique conforme 3 niveles:

  1. Conciencia.- percatarse de lo que ocurre como resultado de la estimulación externa o interna.
  2. Preconsciente.- consiste en recuerdos latentes, los cuales pueden irrumpir deliberadamente en la conciencia o surgir por asociación con la estimulación actual.
  3. Inconsciente.- porción más grande de la psique, la cual tiene sus propios principios de funcionamiento.

Freud definía su psicología como la ciencia del inconsciente.

5 Técnicas Psicoanalíticas

(para acceder al Inconsciente)

  1. La Libre Asociación
  2. La Interpretación De Los Sueños
  3. La Interpretación Los Lapsus Lingue
  4. La Interpretación Los Actos Fallidos
  5. La Interpretación Del Chistes

EL INCONSCIENTE

Existen procesos psíquicos inconscientes ordenados según leyes propias distintas a las que gobiernan la experiencia consciente.

 “En el ámbito inconsciente, pensamientos y sentimientos se dividen o desplazan fuera de su contexto original.

Dos imágenes o ideas dispares pueden ser reunidas (condensamiento) en una sola

Los pensamientos pueden ser dramatizados formando imágenes para pasar al acto,  en vez de expresarse como conceptos abstractos.

Ciertos objetos pueden ser sustituidos y representados simbólicamente por imágenes de otros (desplazamiento)

O explicarse sólo por su coexistencia en momentos alejados del tiempo y del lugar (desdoblamiento).

Las leyes de la lógica común dejan de ejercer su dominio en el inconsciente, y el significado se vuelve inteligible.”

Comprender los procesos mentales inconscientes hizo posible la comprensión de fenómenos psíquicos previamente incomprensibles, como los sueños y algunos trastornos psicosomáticos.

ETAPAS PSICOSEXUALES

Los conflictos inconscientes involucran deseos y pulsiones instintivas originadas en las primeras etapas del desarrollo

Al serle develados al paciente los conflictos inconscientes mediante el psicoanálisis, su mente adulta puede encontrar soluciones inaccesibles a la mente inmadura del niño que fue.

La sexualidad adulta es el resultado de un complejo proceso de desarrollo que comienza en la infancia

La sexualidad infantil pasa por 4 etapas ligadas a diferentes funciones y a 3 áreas corporales:

  1. Oral
  2. Anal
  3. Genital

Cada etapa se corresponde con distintas fases en la relación del niño con los adultos, especialmente con sus padres.

Periodo Edípico

Momento en el que el niño por primera vez es capaz de establecer un vínculo afectivo con su progenitor del sexo opuesto, semejante a la relación de un adulto con su pareja, con lo que el progenitor del mismo sexo es considerado un rival.

La inmadurez psíquica del niño condena al fracaso los deseos infantiles y le hace temer sus propias fantasías

El grado en el que el niño supere este trauma será decisivo en su vida posterior, especialmente en sus relaciones afectivas.

Los conflictos que ocurren en la infancia representan los prototipos de situaciones sociales como la dependencia de otros, la relación con la autoridad y la disposición amorosa

En estas primeras etapas de desarrollo del niño, se da la formación de la personalidad del futuro adulto, “infancia es destino”.

Sin embargo, el hecho de que el niño reaccione no sólo ante la realidad objetiva, sino también ante la distorsión fantástica de la realidad, complica significativamente incluso los esfuerzos educativos mejor intencionados.

El desarrollo de la personalidad es el despliegue de los instintos sexuales.

Diversas zonas del cuerpo son los puntos de la estimulación placentera al principio de la vida. 

4 etapas de desarrollo psicosexual

Cada etapa psicosexual tiene necesidades y satisfacciones específicas. Los tipos de carácter particulares consistentes en un síndrome de rasgos, se forman durante cada etapa, como un resultado de la manera en que se satisfacen o frustran las necesidades. La satisfacción o la frustración excesivas provocan fijación, que debe entenderse como la detención del desarrollo.

A)     La Etapa Oral ocurre durante el primer año y medio de vida y puede derivar en tipos de carácter oral de dependencia pasiva o agresiva. Los tipos de carácter oral experimentan trastornos en el recibir y el tomar.

B)     La Etapa Anal es desde el año y medio hasta alrededor de los tres años y provoca los tipos anal retentivo y anal expulsivo. Los rasgos anales pueden reflejar tendencias hacia la obediencia, obediencia excesiva o desafío.

C)     La Etapa Fálica abarca desde los tres a los cinco o seis años e incluye sentimientos sobre si mismo y actitudes sobre su mismo sexo y el sexo opuesto. Los Complejos de Edipo y Electra son características críticas de esta etapa y su resolución o falta de esta tiene efectos profundos en el desarrollo ulterior de la personalidad.

D)     Desde los seis a los 12 años se produce el Periodo de Latencia, que no es una etapa psicosexual propiamente dicha.

E)      La Etapa Genital surge durante la adolescencia y, si trascurre de manera apropiada, agrega al ego las cualidades de trabajo productivo y amor.

ENFERMEDAD

Anormalidades debidas a fallas en el desarrollo, como las fijaciones, y por exageración o deficiencia en los sistemas id, ello, y superyó.

La anormalidad puede resultar de un yo inadecuado, de manera que el ello pasa a ser dominante o el superyó demasiado estricto.

Los síntomas neuróticos son formas de defensa usadas por un yo débil.

Los tipos de carácter defectuoso son formas de anormalidades en el desarrollo.

El yo como mediador debe armonizar las demandas competitivas de los tres sistemas y arreglárselas adecuadamente con las demandas del mundo externo.

Si el yo se vuelve dominante, toma la energía del ello y del superyó.

El superyó se constituye en dos niveles: ideal del yo y conciencia moral

El funcionamiento saludable de la personalidad resulta de liberar las represiones y encontrar salidas sublimadas por los impulsos del ello.

  • Procesos Primarios Del Pensamiento
  • Procesos Secundarios Del Pensamiento
  • Principio De Realidad
  • Principio De Placer

Las etapas psicosexuales son portadoras de rasgos vitales a la personalidad.

La personalidad saludable y con buen funcionamiento es capaz de trabajo productivo y relaciones afectuosas.

El mecanismo de la represión sirve para explicar los síntomas psicológicos y consiste en una exclusión inconsciente del material de la conciencia por inadmisibilidad al funcionamiento superyoico. Existen 4 niveles:

  1. Motivo inconsciente
  2. Motivo radical
  3. Motivo manifiesto
  4. Motivo derivado

Las derivaciones motivacionales son disfraces de los motivos radicales que existen en el inconsciente.

La personalidad estaba dividida en 3 sistemas en lucha:

  1. El id es la parte más primitiva de la personalidad. Es la fuente de los impulsos más inconscientes y presiona al yo para que siga el principio del placer y los procesos primarios de pensamiento.
  2. El superyó es el componente moral y ético de la personalidad. Esta formado por la conciencia y el ideal del yo. Se formo por medio de la introyección de los preceptos morales y culturales: prohibiciones e ideales.
  3. El yo es el sistema controlador, el administrador de la personalidad. Su función más aprobada es seguir el principio de la realidad por medio de los procesos secundarios (correctos) de pensamiento. El yoexperimenta con frecuencia conflictos que incluyen placer, consideraciones de la realidad y patrones morales y culturales. El yo intenta reducir estos conflictos y producir armonía dentro de la personalidad, es su papel de administrador, el yo a menudo es inundado por la ansiedad.

ANSIEDAD

Un tipo de experiencia que implica una reacción contra ciertas situaciones peligrosas:

  1. Miedo a ser abandonado
  2. Miedo a perder el objeto amado
  3. Miedo a la venganza y al castigo
  4. Posibilidad de castigo por parte del superyó
  5. Temor a la castración

En consecuencia, los síntomas representan diferentes formas tentativas de adaptación que el yo intenta desarrollar para reconciliar las diferentes instancias psíquicas en conflicto.

Existen 3 Formas De Ansiedad:

A)     La Ansiedad Objetiva es el temor a un objeto real en el mundo externo.

B)     La Ansiedad Neurótica resulta de impulsos que amenazan arrollar al yo.

C)     La Ansiedad Moral es provocada por el superyó y se experimenta como culpa, falta de merito y el deseo  de castigo.

Al enfrentarse con la ansiedad, el yo utiliza sus capacidades para solucionar los conflictos internos o puede necesitar mecanismos de defensa.

El propósito de los mecanismos de defensa del yo es reducir la ansiedad que éste experimenta, protegiéndose a través del autoengaño y la distorsión de la realidad.

Las opiniones de Freud han llevado a investigar la eficacia de la terapia psicoanalítica y comprobar la validez de los constructos y postulados derivados de su teoría de la personalidad. Los primeros estudios cuestionaron el valor de la terapia psicoanalítica, pero los posteriores han sido más favorables. Diversos estudios han indicado cierta validez de los tipos de carácter de Freud. Las observaciones interculturales han puesto en duda la universalidad del complejo de Edipo. Los estudios que tratan de la represión son mezclados y muchos pueden no tratar la represión como Freud la definió.

Freud ha sido criticado por sus opiniones sobre la sexualidad infantil, su énfasis excesivo en la formación temprana de la personalidad, sus fallas al no considerar los cambios de la personalidad en el estado adulto, su énfasis excesivo en el inconsciente y la división artificial de la personalidad. Freud ha sido criticado también por su pansexualismo, su insistencia en la inferioridad de las mujeres, las incongruencias internas de su teoría, su idea de un instinto de muerte, su criterio de reducción de la tensión de la motivación y sus métodos de investigación. Una cosa es clara: las opiniones de Freud han generado gran cantidad de investigaciones.

INSTANCIAS PSÍQUICAS

El esfuerzo por clarificar el desconcertante número de observaciones interrelacionadas puestas a la luz por la exploración psicoanalítica, condujo al desarrollo de un modelo de estructura del sistema psíquico. Tres sistemas funcionales, o instancias, se distinguen en este modelo: el ello, el yo y el superyó.

La primera instancia: el ello, se refiere a las tendencias impulsivas, entre ellas, las sexuales y las agresivas (Eros & Thanatos) que parten del cuerpo y tienen que ver con el deseo en un sentido primario, contrarias a los frutos de la educación y la cultura. Freud llamó a estas tendencias triebe, que literalmente significa ‘pulsión’ pero que a menudo se traduce con impropiedad como ‘instinto’. Estas pulsiones exigen su inmediata satisfacción, y son experimentadas de forma placentera por el individuo, pero desconocen el principio de realidad y se atienen sólo al principio del placer (yoísta, acrítico e irracional).

Cómo conseguir en el mundo real las condiciones de satisfacción de esas pulsiones básicas es tarea de la segunda instancia: elyo, que domina funciones como la percepción, el pensamiento y el control motor, para adaptarse a las condiciones exteriores reales del mundo social y objetivo. Para desempeñar esta función adaptativa, de conservación del individuo, el yo debe ser capaz de posponer la satisfacción de las pulsiones del ello que presionan para su inmediata satisfacción, con lo que se origina la primera tensión.

Para defenderse de las pulsiones inaceptables del ello, el yo desarrolla mecanismos psíquicos específicos llamados mecanismos de defensa. Los principales son: la represión —exclusión de las pulsiones de la conciencia, para arrojarlas a lo inconsciente—, la proyección —proceso de adscribir a otros los deseos que no se quieren reconocer en uno mismo— y la formación reactiva —establecimiento de un patrón o pauta de conducta contraria a una fuerte necesidad inconsciente. Tales mecanismos de defensa se disparan en cuanto la ansiedad señala el peligro de que las pulsiones inaceptables originales puedan reaparecer en la conciencia.

Una pulsión del ello llega a hacerse inadmisible, no sólo como resultado de una necesidad temporal de posponer su satisfacción hasta que las condiciones de la realidad sean más favorables, sino, sobre todo, debido a la prohibición que los otros (originalmente los padres) imponen al individuo.

El conjunto de estas demandas y prohibiciones constituye el contenido principal de la tercera instancia: el superyó, cuya función es controlar al yo según las pautas morales impuestas por los padres. Si las demandas del superyó no son atendidas, la persona se sentirá culpable, culpabilidad que también se manifiesta como ansiedad y/o vergüenza.

El superyó, que según la teoría freudiana se origina en el esfuerzo de superar el complejo de Edipo, es parcialmente inconsciente, debido a que tiene una fuerza semejante (aunque de signo opuesto) a la de las pulsiones, y puede dar lugar a sentimientos de culpa que no dependan de ninguna trasgresión consciente.

El yo, instancia mediadora entre las demandas del ello, las exigencias del superyó y el mundo exterior, puede no tener el poder suficiente para reconciliar estas fuerzas en conflicto. Es más, el yo puede coartarse en su desarrollo al ser atrapado en sus primeros conflictos, denominados fijaciones o complejos, pudiendo volverse hacia modos de funcionamiento primarios en el desarrollo psíquico y hacia modos de satisfacción infantiles. Este proceso se conoce como regresión. Incapaz de funcionar normalmente, el yo sólo puede mantener su control limitado y su integridad desarrollando síntomas neuróticos, a través de los cuales se expresa la tensión del aparato psíquico.

Las siguientes contribuciones a la psicología se atribuyen generalmente a Freud: proposición de lo irracional en la naturaleza humana (disfraces, defensas y distorsiones); exploración del inconsciente; servicios de los síntomas a propósitos inconscientes; el conflicto continuo entre nuestra naturaleza animal y nuestra naturaleza humana; el placer es más poderoso que la realidad o la moralidad; hincapié en la importancia de la infancia y la niñez en la formación de la personalidad: la aclaración de los principales mecanismos de defensa; la conducta no siempre es lo que parece; los terrores internos asustan más que los externos; los síntomas tienen significado simbólico; los síntomas físicos pueden ser de origen psicógeno; la sobresocialización y la subsocialización resultan de un desarrollo defectuoso del superyo; el desarrollo de una de las primeras formas de psicoterapia, la terapia psicoanalítica.

ESCUELAS PSICOANALÍTICAS

Varias escuelas psicoanalíticas han adoptado otras denominaciones para indicar sus diferencias con las teorías freudianas ortodoxas.

CARL G. JUNG

Carl Gustav Jung, uno de los primeros alumnos de Freud, creó un movimiento que designó él mismo como psicología analítica. Como Freud, Jung utilizó el concepto de libido; sin embargo, rechazó el carácter exclusivamente sexual de la libido, y consideró que ésta constituía una energía de carácter universal basada en el conjunto de los instintos y pulsiones creativas que constituyen la fuerza motivadora de la conducta humana.

Según Jung, el inconsciente se compone de dos partes: el inconsciente personal, que contiene el resultado de la experiencia global de un individuo, y el inconsciente colectivo, reserva de la experiencia humana. En el inconsciente colectivo hay una serie de imágenes esenciales, a las que él denomina arquetipos, comunes a todos los individuos de un país o de un momento histórico concreto. Los arquetipos se constituyen así en unidades de conocimiento intuitivo que sólo existen en el inconsciente colectivo del individuo y que se manifiestan en leyendas, obras artísticas, prejuicios sociales… y, por supuesto, en los sueños.

Cuando la mente consciente no contiene imágenes propias, como durante el sueño, o cuando la conciencia es sorprendida (al no estar en guardia), los arquetipos empiezan a funcionar. En su origen, eran modos primitivos de pensamiento que tendían a personificar los procesos naturales en términos mitológicos (como espíritus del bien y del mal, hadas y dragones). La madre y el padre también se establecen como arquetipos básicos.

Otro concepto importante en la teoría de Jung es la existencia de dos tipos básicos y opuestos de personalidad, actitud mental y función psíquica dominante: la extraversión y la introversión. Cuando la libido y el interés general se vuelven hacia las personas y los objetos del mundo exterior, se dice que la persona en cuestión es extrovertida. Cuando se da la tendencia contraria, y la libido y los intereses se centran en el propio individuo, se habla de personalidad introvertida.

En una persona completamente normal esas dos tendencias se alternan, sin que ninguna de ellas predomine sobre la otra, pero la libido suele tener preferencia por una de ellas, por lo que los dos tipos de personalidad son fácilmente reconocibles.

Jung rechazó la distinción freudiana entre el yo y el superyó, pero reconoció una parte diferenciada de la personalidad, con ciertas similitudes con el superyó, a la que denominó persona, que consiste en lo que aparentamos frente a los demás, en oposición a lo que en realidad somos. La ‘persona’ es el rol que los individuos eligen representar en la vida, la impresión global que desean transmitir de sí mismos en el mundo social exterior.

ALFRED ADLER

Alfred Adler, otro de los discípulos de Freud, se diferenció tanto de éste como de Jung al acentuar la importancia que en la motivación humana tiene el sentimiento de inferioridad, que comienza desde el momento en que el niño es consciente de la existencia de otros más capaces de cuidar de sí mismos y de dominar su entorno. Desde que aparece el sentimiento de inferioridad, el niño trata de superarlo, debido a lo intolerable que le resulta, ya que puede ocasionar el descontrol de los mecanismos compensatorios organizados por la estructura psíquica, determinando actitudes neuróticas yocéntricas, sobrecompensaciones e, incluso, la huida del mundo real y sus problemas.

Adler hizo hincapié en que los sentimientos de inferioridad nacen de las que él consideraba las tres relaciones más importantes: las que el individuo mantiene con su trabajo, con los amigos y con su objeto amado. El intento de evitar el sentimiento de inferioridad en estas relaciones conduce al individuo a adoptar objetivos vitales poco realistas, que a menudo se manifiestan como una voluntad poco razonable de poder y dominio que conduce a diversos tipos de comportamiento antisocial, desde la intimidación y la presunción a la tiranía política. Adler creía que el análisis podía fomentar un sentimiento sano y razonable de pertenencia a la comunidad, más constructivo que destructivo.

OTTO RANK

Otro discípulo de Freud, Otto Rank, introdujo una nueva teoría de la neurosis, atribuyendo todas las perturbaciones neuróticas al trauma inicial del nacimiento. En sus últimas investigaciones, describe el desarrollo individual como una progresión desde la absoluta dependencia de la madre y de la familia a la independencia física, que va unida a la dependencia intelectual del entorno social, llegando finalmente a completarse la emancipación intelectual y afectiva del individuo. Rank también daba gran importancia a la voluntad, definida como la organización y la integración positivas de la personalidad que utiliza de forma creativa los impulsos instintivos, al tiempo que los controla e inhibe.

Las últimas innovaciones a la teoría psicoanalítica que merecen mención son las de los psicoanalistas neofreudianos Erich Fromm, Karen Horney y Harry Stack Sullivan.

ERICH FROMM

Las teorías de Fromm hacen especial hincapié en la idea de que el individuo y la sociedad no son fuerzas opuestas ni separables, en que la naturaleza de la sociedad viene determinada por su pasado histórico y en que las necesidades y deseos de las personas están en gran medida determinados por su contexto social. Como resultado de este punto de vista, Fromm creía que el problema fundamental de la psicología y del psicoanálisis no era resolver los conflictos entre los fijos e inamovibles impulsos instintivos del individuo y las exigentes e inamovibles leyes y normas sociales, sino armonizar y comprender las relaciones entre ambos. Fromm también hizo hincapié en la importancia que tiene para los individuos desarrollar su capacidad para utilizar plenamente su potencial perceptivo, emocional e intelectual.

KAREN HORNEY

Horney trabajó básicamente en el terreno de la psicoterapia (en concreto con las neurosis), estableciendo una distinción básica entre situación neurótica y carácter neurótico. La primera nace de la ansiedad asociada a un conflicto simple, como la necesidad de enfrentarse a una decisión difícil. Aunque pueda paralizar al individuo temporalmente, haciéndole imposible pensar o actuar de forma eficaz, tales neurosis no están profundamente enraizadas. Por el contrario, la personalidad neurótica posee, debido a su carácter, una ansiedad y una hostilidad básicas, fruto de la carencia afectiva durante la infancia.

HARRY STACK SULLIVAN

Sullivan creía que todo el desarrollo podía describirse exclusivamente en términos de las relaciones con los demás. Los distintos tipos de personalidades, así como los síntomas neuróticos, se explican como resultado del combate contra la ansiedad que nace de las relaciones con los demás, actuando como un sistema de seguridad que se mantiene con el propósito de mitigarla.

MELANIE KLEIN

Otra importante escuela de pensamiento psicoanalítico, especialmente en Europa y Latinoamérica, es la conocida como ‘escuela inglesa’, que se basa en las enseñanzas de esta autora británica, que provienen básicamente de sus observaciones en el campo del psicoanálisis infantil.

Klein postuló la existencia de complejas fantasías inconscientes en los niños, incluso de menos de seis meses, cuya principal fuente de ansiedad es la amenaza sobre la propia existencia por el instinto de muerte. Dependiendo de cómo se materialicen las representaciones concretas de las fuerzas destructivas en la vida inconsciente fantaseada por el niño, aparecerían dos primeras actitudes básicas que Klein denominó ‘posición paranoide’ y ‘posición depresiva’. En la paranoide, la defensa del yo se realiza proyectando los objetos internos peligrosos hacia algún elemento exterior que los represente, elemento que pasará a considerarse como una amenaza procedente del mundo exterior. En la depresiva, el objeto amenazador es retenido dentro del propio individuo, con lo que aparecen los síntomas de la depresión y de la hipocondría. Aunque hay serias dudas de que tales complejos infantiles actúen realmente en la mente del niño, estas observaciones han tenido bastante importancia en el desarrollo de la psiquiatría y la psicología de las fantasías inconscientes, delirios paranoides y teorías vinculadas en general con las primeras relaciones objetales.

EL PSICOANÁLISIS EN EL ÁMBITO HISPANO

En España, la favorable acogida de la obra de Freud propició la rápida asimilación de la corriente psicoanalítica a principios del siglo XX. Tras la Guerra Civil española, diversos profesionales tuvieron que exiliarse a Latinoamérica, éxodo que se vería compensado a finales de la década de 1970 con la llegada a España de numerosos psicólogos y psicoanalistas, que contribuirían a la consolidación de esta ciencia. En Latinoamérica, el país en el que el psicoanálisis ha tenido una mayor implantación es Argentina, con figuras de la talla de Arminda Aberastury, introductora de la escuela inglesa de psicoanálisis en su país, y Enrique Pichon-Rivière.

El psicoanálisis ha tenido también una gran difusión en otros países como Chile, México y Venezuela. Destacados psicólogos en el ámbito hispano son también el español de origen cubano Emilio Mira y López, el español Ángel Garma, y los argentinos Arnaldo Rascovsky y David Liberman.

GLOSARIO

Análisis de los Sueños: El proceso de descubrir el significado de un sueño a través de asociación libre. Este proceso también descubre los deseos inconscientes y los significados simbólicos en los sueños.

Asociación Libre: El proceso de comunicar todo lo que viene a la mente en el transcurso de la discusión de los síntomas del relato de acontecimientos históricos, sin tratar de ser lógicos o ejercer censura.

Ciencia del Inconsciente: Definición de Freud del Psicoanálisis.

Complejo de Edipo: Interés sexual del niño por la madre que ocurre en la etapa fálica. Cuando se resuelve en forma apropiada, el niño se identifica con el padre y el superyo comienza a formarse.

Complejo de Electra: Interés sexual de la niña por su padre y la rivalidad con su madre.

Consciente: Estar consciente es darse cuenta. Esto ocurre como resultado de la estimulación externa o de revivir las experiencias internas.

Conservación de la Energía: La opinión de que la cantidad de energía psíquica en cualquier periodo dado es constante. La energía utilizada para un tipo de actividad limita la cantidad disponible para otras actividades. Conforme aumenta la  fuerza del yo, el superyo y el id se debilitan.

Estructura de Personalidad: Procesos distintivos dentro de la personalidad gobernados por diferentes principios de funcionamiento que son responsables de conductas específicas.

Id: (el yo inferior), la porción inconsciente de la psique, la cual es asiento de las necesidades. Presiona al yo a seguir el principio del placer y a utilizar los procesos primarios del pensamiento.

Yo: (el yo controlador), el yo es el administrador de la personalidad y el intermediario entre la persona y el medio ambiente. Sus funciones adecuadas son los procesos del pensamiento secundario y observar el principio de realidad.

Superyo: (el yo superior), incluye los ideales y las restricciones morales y culturales; formado por la conciencia y el ideal del yo.

Etapas del Desarrollo Psicosexual: Las etapas oral, anal, fálica y genital se basan en zonas del cuerpo que se convierten en el centro de los placeres y las frustraciones. Las etapas de desarrollo de la personalidad durante las cuales se forman los tipos de carácter.

Inconsciente: Hay dos significados: 1) inconsciente al no darse cuenta y 2) inconsciente como un estrato de la psique. El inconsciente tiene vida propia, con principios de funcionamiento diferentes de aquellos de la conciencia.   

Infantilismo: Se define como una tendencia infantil que forma parte de la personalidad adulta, provocada por una fijación.

Mecanismos de Defensa: Se refieren a las estrategias defensoras del yo. Son los procesos que se enfrentan directamente con una ansiedad y no con la situación que la produce. Su propósito principal es reducir la ansiedad, lo que se logra por autoengaño y distorsión de la realidad.

Motivo Derivado: Motivo que se experimenta conscientemente, un disfraz del motivo radical, que es inconsciente.

Preconsciente: Se refiere a un nivel de conciencia que consiste en recuerdos latentes que pueden llevarse deliberadamente a la conciencia o que surgen de manera espontánea.

Principio del Placer: Se refiere al concepto de que la motivación más fundamental del hombre es la búsqueda de placer.

Principio de realidad: (la función propia del yo): El principio que se atribuye al yo, utilizando sus capacidades para mantener el contacto con el medio ambiente.

Procesos primarios de pensamiento: Pensamientos fantásticos, ilógicos, que satisfacen los deseos, los cuales son inducidos en el yo por intensos motivos insatisfechos del id.

Procesos secundarios de pensamiento: Pensamiento que es lógico y válido y sirve al principio de realidad. Una función propia del yo.

 

Elaboración: Georgina Obispo y Oscar Prettel

Anuncios

2 pensamientos en “PSICOANÁLISIS – SIGMUND FREUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s